De Cuba llega a Europa un programa de alfabetización.


Por Vivian Nuñez Menendez, editora-jefe del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau.

Una gitana, un inmigrante y un jornalero son algunos de los personajes que aparecen en el programa cubano de alfabetización Yo sí puedo que se aplica en Sevilla, capital de la región española de Andalucía, donde 35 mil personas no saben leer ni escribir.

Hace tres años que comenzó la puesta en marcha de esta primera experiencia europea del programa, el cual ya ha demostrado su eficacia en otros continentes y ha sido reconocido por la UNESCO.

En una pequeña oficina en el centro de la capital andaluza, un grupo de jóvenes preparan los materiales audiovisuales, asesorados por dos especialistas cubanos del Ministerio de Educación.

Ismael Sánchez Castillo, coordinador del Yo sí puedo en la capital andaluza, explicó que el método se lleva a cabo gracias al apoyo de la Fundación de Sevilla y la Delegación de Juventud y Deportes del ayuntamiento, entre otros organismos, y destacó que han sido años de duro trabajo para adecuar el programa a la realidad sevillana.

En estos momentos el Yo sí puedo se encuentra en su segunda fase, es decir, en la etapa piloto, cuando se está alfabetizando en quince puntos a alrededor de 79 personas.

La base utilizada para este programa de alfabetización fue el aplicado en Venezuela, realizando cambios para hacerlo compatible con la realidad sevillana: el indio se convirtió en gitano, el campesino en jornalero, mientras que se incorporó al inmigrante, casi inexistente en América Latina. Por primera vez, además, el método cubano se trasladó a una zona eminentemente urbana.

Para la especialista Yamina Hierrezuelo, de la Mayor de las Antillas, la buena marcha en esa ciudad española del Yo sí puedo se debe, en gran medida, a la paciencia y constancia de los jóvenes sevillanos que lo aplican, quienes han tenido que vencer no pocos obstáculos.

Recordó la profesional cubana que en algunas de las zonas en las que se alfabetiza, como la habitada mayormente por gitanos, ha sido difícil la incorporación de los alumnos, sobre todo las mujeres, teniendo en cuenta que es una sociedad cerrada y muy machista.

”A pesar de todo ya se van abriendo puertas”, precisó, tras recordar que de otras áreas de la provincia ha surgido interés en conocer cómo marcha la experiencia e, incluso, secundarias sevillanas se han dirigido a ellos para que acojan a jóvenes que se graduarán próximamente y saldrán del sistema educacional sin saber leer ni escribir.

El otro técnico cubano que participa en el proyecto, Carlos Miguel Molina, apuntó que la próxima etapa a aplicarse es la generalización del programa, el cual no concluye hasta que se evalúe incluso su impacto social.

Del Tercer Mundo llegó a Europa un programa de alfabetización lo cual, en opinión de su coordinador en Sevilla, Ismael Sánchez, demuestra que en el Viejo Continente hay aun mucho que aprender de las experiencias cubanas en materia de educación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: