Conmemoración de la muerte del Camarada Miguel Hernández.

En la mañana del 28 de Marzo de 1942; Tras las rejas del terror de un fascismo/nazismo triunfante en genocidio de un pueblo y miseria intelectual, muere Miguel Hernández. Joven comunista, poeta del pueblo, a los 32 años en sus mazmorras de exterminio, tortura, hambre, sudor y muerte.

Hoy 28 de Marzo del 2010: Seguimos en manos del mismo fascismo, con una monarquía elegida a dedo y con muchos herederos, sentados en sillones democráticos, de los mismos asesinos que se sublevaron contra la República, que te condenaron a muerte Miguel y que incluso se atreven a homenajearte.

Miguel, que ha vivido con la cabeza muy alta, sólo puede haber muerto con la cabeza en alto: esa cabeza cuyos ojos de niño reflejaban la limpideza de una conciencia sin remordimientos.

Desde la Agrupación PCA- Sevilla Julián Grimau seguimos y seguiremos tus consejos y tu imborrable memoria porque como bien nos legastes; “Y así, no se lucha por odio -el fascismo-, sino por Amor. La República de Hombres Libres e Iguales. El Socialismo y el Comunismo en sus más nobles, mejores acepciones. Y por eso se lucha, no como un mercenario, no como un asesino amante de la guerra, sino como un hombre normal -un hijo del Pueblo- , un trabajador, un ciudadano, que en un momento dado se ve obligado a empuñar las armas para defender la Libertad y la Justicia. Y las empuña con la misma serenidad y naturalidad con que las deja una vez acabada la tarea. Sin odios, sin rencores… Y se vuelve al Hogar, al Trabajo, a la normalidad de cada día…” .

Va por ti Camarada;

TERUEL

Líster, la vida, la cantera, el frío:
tú, la vida, tus fuerzas como llamas,
Teruel como un cadáver sobre un río.

La efusión de las piedras y las ramas,
la vida derramando un vino rudo
cerca de aquel cadáver con escamas.

Aquel cadáver defendió su escudo,
su muladar, su herrumbre, su leyenda:
pero la vida prevalece y pudo.

Por mucho que un cadáver se defienda,
la muerte está sitiada, acorralada,
cercada por la vida más tremenda.

Ni con la condición de la nevada
el círculo de hogueras se deshace,
se rompe el cerco de la llamarada.

No hay quien lo enfríe, quien lo despedace.
Retrocede la helada en las orejas
de este fuego vital que sopla y hace.

Contra la muerte, contra sus ovejas,
quemando de bravura el armamento,
disparas las pasiones y las cejas.

Líster, la vida, piedra del portento,
necesita una forma victoriosa,
y habrás de trabajarla con tu aliento.

Cantero de la piedra en cada cosa,
exiges la materia de tu hispano
granito, que es la piedra más hermosa.

En el granito se probó tu mano,
como en la harina, el yeso y la madera
se prueba tanto puño de artesano.

Eso es hacer la mano duradera,
y eso es vivir a prueba de peñones,
y eso es ahondar la sangre y la cantera.

Sobre el cadáver de Teruel te impones,
y el alma en los disparos se te escapa
frente a la nieve y a sus municiones.

Impulsos con el aire de tu capa
das a tu potro, puesto en cada instante
a recobrar las pérdidas del mapa.

Yo me encontré con este comandante,
bajo la luz de los dinamiteros,
en el camino de Teruel, delante.

Han cogido a la muerte los canteros
la primera ciudad, y en esta historia
se han derramado varios compañeros.

En su sangre se envuelva la victoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: