La matanza sionista en “La Flotilla de la Libertad”.

No lo temíamos y no hubo sorpresa. La promesa de la potencia ocupante se llevó a efecto, una vez más, en la madrugada del 31/5/2010. Helicópteros y naves de guerra israelí atacaron cobardemente al convoy de la ‘Flotilla de la Libertad’ en aguas internacionales. Un grupo de seis barcos, tres de ellos turcos, que transportaba al menos a 750 personas equipados de armamentos tales como; 10.000 toneladas de ayuda humanitaria a Gaza. Entre el material transportado hay equipos médicos, productos de primera necesidad y elementos para reconstruir la ciudad. Con ello, Israel no sólo decidió dirigir su tan tradicional asalto mortal contra los palestinos bajo la ocupación, sino contra la propia comunidad internacional.

El Gobierno israelí aprobó el abordaje de los barcos de ayuda por una unidad de elite de comandos y con todas sus consecuencias. Armados con los más sofisticados armamentos y medios militares trataron de controlar a los civiles a bordo, pero no con equipo de control de multitudes en caso de resistencia, sino al modo del mayor pirataje que jamás a lo largo de la historia se haya conocido en aguas internacionales. Sean cuales sean las circunstancias de la confrontación, hay que responsabilizar a Israel por enviar soldados, poner en peligro temerariamente las vidas de todos los civiles a bordo y por violar el derecho internacional ya que debemos acusar con rotundidad que al matar a civiles han cometido un flagrante crimen de guerra. La afirmación contraria de que sus soldados respondieron a un inminente ataque por parte de los civiles de abordo, debe descartarse con el repudio que se merece.

Esta acción no supone más que una consecuencia alternativa y concatenada de años y siglos de asedio, tortura y asesinato con un pueblo cada vez más castigado y empobrecido pero que no se niega a luchar por sus verdaderas raíces y sus derechos más fundamentales, puesto que el bloqueo impuesto a los palestinos de Gaza no sólo supondría una dieta de hambre durante tantos años, sino que además Israel debería haber estado hace tiempo en el banquillo de los acusados por cometer crímenes contra la humanidad. Por tanto, dicho ataque militar israelí, y otros muchos anteriores, constituyen crímenes de guerra según el derecho internacional, puesto que su objetivo era civil y contra civiles, y ha implicado el uso desproporcionado de la fuerza. De la misma forma, el ejército israelí ha censurado información relacionada con los hechos, incluidos los nombres de los muertos y heridos. También ha desconectado los sistemas de comunicación de los buques durante varios períodos de tiempo impidiendo, por consiguiente, el contacto de los pasajeros de los barcos con sus familias.

Igualmente, debemos aseverar que dicho incidente que han hecho sonar todas las alarmas de la Comunidad Internacional no sólo ha supuesto la primera vez, en cuanto a vulneración de derechos fundamentales contra activistas y simpatizantes de la libertad, sino que por ejemplo el barco griego Arión, arrendado por el movimiento humanitario “Free Gaza”, destinado a llevar ayuda a la Franja, el 15/01/2009, luego de ser dañado por el fuego israelí y herido a algunos de sus voluntarios, fue obligado regresar a Chipre, sin lograr su objetivo humanitario. También en plena Intifada (levantamiento popular) de 1987, el presidente Yasser Arafat, acompañado por varias personalidades internacionales como por ejemplo el Arzobispo Desmond Tutú, intentó fletar el barco Sol Phryne, desde el puerto chipriota de Limassol, como un mensaje de paz y para repatriar a 135 recientemente deportados palestinos. Sin embargo, un día antes de zarpar, el 15 de febrero de 1988, un atentado terrorista de la Mossad, violando la soberanía de Chipre, provocó el hundimiento del barco.

En definitiva, desde la Agrupación PCA Sevilla Julián Grimau queremos expresar nuestro mayor repudio hacia la barbarie, una vez más, cometida por las Unidades de Elites que dispararon mísiles contra las indefensas escuadrillas, mientras comandos israelíes lanzados desde helicópteros de guerra tomaban por asalto la nave de soberanía turca, exterminando con dicha masacre al menos 18 personas civiles, dejando decenas de heridos y otros tantos secuestrados. La ayuda fue abortada y la carga humanitaria expropiada. Del mismo modo, responsabilizamos totalmente a Israel de la brutal agresión contra el “Convoy de la Libertad” y los civiles asesinados, heridos y secuestrados, y consideramos que este asalto es un nuevo Crimen contra la Humanidad y contra el desarmado pueblo palestino. Además censuramos y criticamos el indolente interés prestado por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, mentor del conspirador plan que sin condenar a su socio israelí, solo se limitó a “lamentar lo sucedido”, sin rechazar como lo ha hecho todo el mundo, el crimen sionista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: